Usuario
 
 
   
     
 
 
 

 

Twitter

 


Contacto

 
carbon@carbunion.com
91 457 00 36
Padre Damián, 5 - 1º Derecha. 28036 Madrid

 

 

QUÉ ES EL CARBÓN

 

El carbón es un tipo de roca formada por el elemento químico carbono mezclado con otras sustancias.

Formación
El carbón se formó, principalmente, cuando los extensos bosques de helechos y equisetos gigantes que poblaban la Tierra hace unos 300 millones de años, en el periodo Carbonífero de la era Paleozóica, morían y quedaban sepultados en los pantanos en los que vivían. Al ser el terreno una mezcla de agua y barro muy pobre en oxígeno, no se producía la putrefacción habitual y, poco a poco, se fueron acumulando grandes cantidades de plantas muertas
Con el tiempo nuevos sedimentos cubrían la capa de plantas muertas, y por la acción combinada de la presión y la temperatura, la materia orgánica se fue convirtiendo en carbón.

Tipos de carbón
Según las presiones y temperaturas que los hayan formado distinguimos distintos tipos de carbón: turba, lignito, hulla (carbón bituminoso) y antracita. Cuanto más altas son las presiones y temperaturas, se origina un carbón más compacto y rico en carbono y con mayor poder calorífico.
QUÉ ES EL CARBÓN


¿CÓMO SE EXTRAE?


Existen dos métodos para extraer el carbón, “ a cielo abierto” o en “extracción subterránea”. La selección del método de extracción, viene determinada por la geología del depósito carbonífero. El laboreo de las minas de carbón, es una actividad que se realiza con mayor seguridad que en el pasado. En las explotaciones modernas de carbón, existen procedimientos de seguridad rigurosos, normas de higiene, educación y formación del personal que han supuesto una mejora significativa en los niveles de seguridad tanto en la extracción, subterránea como en la de cielo abierto.
¿CÓMO SE EXTRAE?


EL MERCADO INTERNACIONAL DE CARBÓN

El mundo consume actualmente más de 4500 Mt de carbón al año. El carbón se utiliza en diferentes sectores, principalmente en la generación de electricidad, la producción de hierro y acero, la producción de cemento y como combustible líquido. Para la generación de electricidad se utiliza el carbón térmico y para la producción de hierro y acero, el carbón de coque.
La mayoría del carbón se consume en los lugares de producción. De las 5.000 millones de toneladas de carbón que se producen cada año, sólo 800 millones de toneladas se destinan al mercado internacional, transportándolo generalmente por barcos. Este tipo de transporte alcanza anualmente la cifra de 500 millones de toneladas.
EL MERCADO INTERNACIONAL DE CARBÓN


USOS DEL CARBÓN

Ya desde la época del Imperio Romano se han encontrado pruebas de la utilización del carbón como energía. Pero fue a partir del desarrollo de la máquina de vapor de James Watt en 1769 cuando se comenzó a aumentar la demanda de carbón que se utilizaba para el ferrocarril, la producción de acero, barcos de vapor y para producir gas, lo que se denominó como “gas ciudad”, que consistía en la gasificación del carbón, y posterior utilización del gas, para la iluminación.
Posteriormente con el desarrollo de la energía eléctrica, el carbón se utilizó para la generación de electricidad. La primera central eléctrica de combustión de carbón entró en funcionamiento en New York en 1882, y fue desarrollada por Thomas Edison.
Con los años el uso de carbón se ha mantenido no sólo en la generación de electricidad, dónde un 21% del total de electricidad es  generada en España con carbón siendo el porcentaje en Europa del 25%, sino que se utiliza para la producción de acero y otros procesos industriales, como fuente de energía en la fabricación de cementos, fabricación de papel, industria farmacéutica, fabricación de fibras sintéticas, etc.
USOS DEL CARBÓN


EL CARBÓN Y EL MEDIO AMBIENTE

La utilización de la energía para desarrollar las actividades que conocemos, pueden tener un impacto significativo en el medio ambiente. Todos los que trabajamos en el sector del carbón, vivimos con gran entusiasmo  los últimos avances en la tecnología de generación limpia con carbón, que permitirá poder seguir utilizando esta fuente necesaria de energía sin la emisión del CO2. Pero no sólo se está avanzando en el cese de emisión de dióxido de carbono sino que también se avanza en la restauración de los espacios generados en la explotación a cielo abierto, en la prevención de la lluvia ácida reduciendo las emisiones de SOx  y NOx. Os invitamos a leer la documentación adjunta.
EL CARBÓN Y EL MEDIO AMBIENTE